fbpx

ARTE DE SECUENCIAR PARA PROBLEMAS DE INSOMNIO

Consideramos el insomnio como un exceso de Jagrati, que se manifiesta a través de la presencia de la necesidad de ejercer control y de la tendencia al “deber ser” y “tener que”.  En este estado, por lo menos 15 de los 25 tattvas se encuentran activos y se dificulta tener conciencia de la presencia del alma. El ego participa en la dinámica de Swapna, sin incluir la existencia del alma y sin relevancia a la asociación libre de ideas que está fuera del control de las fórmulas. Swapna incluso se convierte en algo más objetivo que el alma. En Swapna hay visualización, en Sushupti hay una alucinación que es libre del control de las normas, las fórmulas y el deber ser. Es desde aquí que se puede expresar un significado de la relación de las partes que corresponde a la interpretación íntima, profunda y sincera, y no a la de causa y efecto de la materia.

Cuando hay insomnio, el Ying-Yang entre Jagrati/Swapna y Sushupti/Turiya, están en desequilibrio. La atención está solo en lo físico, lo objetivo y la mente.

En el sueño profundo digerimos lo que la mente, de reglas y fórmulas, y lo que el cuerpo, de objetos y sistemas, jamás podrán resolver, ya que ni la mente ni el cuerpo son la causa. La recuperación de la proyección y la toma de autoridad están en la conciencia y en el alma (vignanamaya kosha y anandamaya kosha). Ellas son quienes tienen la autoría sobre lo que sucede en manumaya kosha y anamaya kosha. Es el cuerpo causal (séptimo chakra, anandamaya kosha, turiya) quien proyecta tu experiencia individual, la causa de tus efectos, el karma por resolver y la oportunidad de evolución.

Para crear una secuencia que devuelva el equilibrio a los estados de conciencia, no evitamos el trabajo de las posturas de pie ni de los sistemas circulatorio, respiratorio, óseo y muscular (CROM), sino que entramos con claridad en este trabajo colocando firmemente la estructura ósea y el sistema muscular; desde ahí bajamos hacia el sistema parasimpático, dándole al cuerpo esa perspectiva y dirección. En frío y en seco estimulamos el prana y el sistema circulatorio. Evitamos las extensiones y la estimulación de vata y pitta en exceso. El reto es estimular samana sin despertar agni. En las torsiones y las flexiones al frente relajamos la espalda, rompiendo el centro, soltando la columna, liberando las dos lordosis que nos mantienen erguidos, los brazos y piernas. Con la flexibilidad en la parte posterior de las piernas, rompemos la estructura que nos tiene de pie. Abrimos ingles y axilas, ya que estas partes condicionan las curvas de la columna y ahí se guardan creencias que no permiten conciliar el sueño (Ej. Anjaneyasana).

Con una secuencia llevada a una velocidad media-alta, la transición y el tiempo entre posturas nos ayuda a evitar el despertar de agni. Un poco de vata, con pocos saludos al sol, activará la circulación; las inversiones pueden ayudar a oxigenar y devolver la sangre a la cabeza, mientras relajan el tren inferior. Finalmente buscamos apana prana (Ej. Konasana, Baddhakonasana, Malasana, Apanasana) y estimulamos el sistema parasimpático.

Específicamente para insomnio, buscamos disminuir actividad del primer chakra, mandar la energía al segundo (contención), tonificar el tercero (digestión de la experiencia en órganos internos), equilibrar el cuarto, dormir al quinto y sexto (sin control ni mucha mente) y despertar el séptimo.

Este tipo de secuencia también puede ayudar para problemas de menstruación. El criterio es reconciliar devolviendo la energía al centro, al proceso, al vientre, con la estimulación de samanaprana. Desde el trabajo sutil con uddana y vyana prana, soltando y resolviendo hasta apana prana. En contraste con lo que dice en algunas escuelas, consideramos que las inversiones, sin exceso, pueden relajar y ayudar en el proceso de la menstruación.

¿Qué es la certificación?