fbpx

INTRODUCCIÓN A LOS BENEFICIOS TERAPÉUTICOS DEL YOGA

En el cuerpo, igual que en toda la materia, se expresa el movimiento de estado entre los Doshas y los elementos, de tal manera que cuando hay más aire, espacio y tierra, hay menos agua y menos fuego, y viceversa.

Cuando el cuerpo humano se reseca, las mucosas se hacen densas en vez de fluidas, obstruyendo los canales finos que mantienen las señales y la comunicación (intra e intercelular), la circulación de los nutrientes y la eliminación de las toxinas; entonces nuestro organismo experimenta carencia, una descomposición negativa en el cuerpo, que si es producto de un hábito, se hace sostenida y se manifiesta como desequilibrio, con la consecuente experiencia del dolor y la manifestación de la enfermedad.

El equilibrio en nuestro organismo es importante y el medio en el que lo mantengamos influye en nuestro estado de salud. Por ejemplo, con el te de jengibre, el agua y el fuego son capaces de hidratar, lubricar y desbloquear estas mucosas densas. O, también, un exceso del ácido metabólico puede generar úlceras, irritaciones en la piel, y actitudes mentales extraordinariamente agudas. Cuando está en desequilibrio el fuego, entonces el cuerpo genera más mucosa para proteger estas áreas y cuando está muy reseco, el exceso de mucosa genera obstáculos.

Desde esta perspectiva el equilibrio es la fuente de la salud y el desequilibrio es la enfermedad. Lo que produce el desequilibrio entre Ama y Agni se produce por patrones de comportamiento que son producto de nuestras creencias. Para evitar la enfermedad y para entender su causa se utiliza la conciencia de Ayurveda y el conocimiento de los Chakras.

Abrir chat